Modalidad de enseñanza

DSCI0380Participación: Propiciamos un espacio donde los estudiantes, junto con sus pares, sean protagonistas y artesanos de su propia formación, siendo esto algo a conquistar a partir del desafío y el placer de aprender. La participación obliga a la tolerancia y para que sea útil proponemos que sea, a un mismo tiempo, un derecho pero también un deber creando las condiciones para que todos tengan un lugar de participación precisa. Todos los chicos deben hacer la experiencia, expresar opiniones, defender argumentos, informarse, encontrar documentos y soluciones. Favorecemos en las prácticas del aula la participación activa y el intercambio constante, donde la acción y reflexión se complementan.

 

Cooperación: La cooperación es indispensable para la construcción del conocimiento y el método de trabajo en grupo reúne las mejores condiciones para la socialización del conocimiento además de brindar la oportunidad de ejercitar la solidaridad y la convivencia. En las aulas de Amuyen el trabajo se realiza en mesas de trabajo grupales  de modo tal que cada estudiante tenga una responsabilidad y un modo de participación. Algunos útiles escolares pueden ser comunitarios y los chicos que mejor se desenvuelven en una actividad pueden ayudar a los otros a avanzar. Los grupos formados no son definitivos, podrán modificarse en función de la temática que se trate y, en algunos casos, los estudiantes podrán agruparse libremente. Las tareas asignadas refieren a situaciones problemáticas que el grupo como tal tendrá que resolver. La discusión, la necesidad de comprobación, la coherencia en la argumentación, conducirá a que cada integrante aprenda a pensar en función de una realidad común y que pueda colocarse en el punto de vista del otro. La puesta en común del trabajo realizado por cada grupo es  una instancia más para debatir hipótesis, reconocer errores y disminuir la confusión.

 

jóvenes-archivo-5-680x510

Responsabilidad: Nuestro empeño está puesto en interesar  a los chicos en aquellos temas que son importantes para la sociedad y el país, para que, más allá de la escuela y a través de toda su vida, sean hombres y mujeres responsables  capaces de insertarse creativamente en su comunidad.

Estimulamos  el desarrollo de la responsabilidad individual basándonos en tres principios fundamentales:

1. Confianza, nadie puede sentirse responsable si se ejerce sobre él una continua vigilancia.

2.Claridad en los límites de exigencia, nadie puede ser responsable de un trabajo del cual no posee todos los resortes.

3.Autonomía de acción y auto-valoración de los resultados, los estudiantes pueden mediante un proceso de experimentación indagatoria, identificar diferentes alternativas para resolver un determinado problema. Cada conocimiento se convierte así en una conquista, en una aventura. Auto-evaluación y co-evaluación son formas integradas en el proceso de aprendizaje.